Cirugía cardíaca

Con más de 30 años de desarrollo en la Institución, el servicio de Cirugía Cardíaca ha tenido una profunda renovación que lo consagró como el centro de mayor nivel técnico del país. Mediante su moderna estrategia quirúrgica, equiparable a los centros de referencia a nivel mundial, ofrece una atención de excelencia a socios de la Asociación Española y de otras instituciones, públicas y privadas.

Cirugía Coronaria

 

El corazón es un órgano muscular que se nutre de sangre a través de las arterias coronarias. Cuando una o más de estas arterias resultan bloqueadas, parcial o totalmente, el corazón no recibe suficiente sangre, lo cual puede provocar dolor torácico y un infarto de miocardio.

La cirugía coronaria es la operación cardíaca más realizada a nivel mundial y consiste en crear un puente o bypass para que la sangre pueda nutrir adecuadamente al corazón. Se hace colocando un vaso sanguíneo como puente, que saltea la obstrucción.

A lo largo de los años, la cirugía coronaria ha presentado numerosos avances que llevaron a mejorar resultados operatorios, tanto inmediatos como a largo plazo. El protocolo terapéutico de Cardiocentro prioriza la revascularización con conductos arteriales (utilizando las dos arterias torácicas internas o arteria radial), en pacientes menores de 70 años. En pacientes mayores de 70 años o con mayor riesgo de complicaciones infecciosas se opta por una revascularización combinada, utilizando conductos arteriales y venosos.

En todos los casos, el objetivo es realizar una revascularización completa, ya que esto impacta directamente sobre el pronóstico vital y funcional del paciente.

La cirugía coronaria puede realizarse mediante la utilización de circulación extracorpórea (máquina que sustituye la función cardíaca y pulmonar durante la cirugía) o prescindiendo de ella, con el corazón latiendo. La modalidad se define de acuerdo a cada paciente, pero priorizando una óptima revascularización.

En casos seleccionados la cirugía coronaria puede realizarse por vía mínimamente invasiva, brindando mejor confort post operatorio y resultado estético.

Una vez finalizado el procedimiento, en Cardiocentro se controlan todos los bypasses realizados mediante un medidor de flujo y comportamiento hemodinámico, lo que asegura una buena calidad terapéutica.

Cirugía Valvular

  •  Válvula aórtica

La cirugía valvular más realizada es la aórtica. Los pacientes que tienen una estenosis severa acompañada de síntomas o repercusiones sobre el corazón, tienen indicación formal de tratamiento quirúrgico, ya que la evolución natural es muy negativa, tanto en calidad de vida como en sobrevida.

Cardiocentro ofrece todas las alternativas actuales para el tratamiento de la estenosis valvular aórtica:

-Sustitución valvular aórtica por vía mínimamente invasiva. Es la modalidad estándar en el servicio. Consiste en la resección de la válvula enferma del paciente y el implante de una prótesis mecánica o biológica. Uruguay cuenta con unas de las mejores válvulas cardíacas protésicas a nivel mundial.

Esta modalidad mínimamente invasiva implica incisiones más pequeñas y el mantenimiento de la integridad torácica del paciente, lo que mejora el confort en el período postoperatorio y durante la recuperación.

-Sustitución valvular aórtica mediante cirugía convencional. Esta modalidad es utilizada en Cardiocentro cuando además de la enfermedad valvular aórtica existen otras afecciones cardíacas (enfermedad coronaria o de otras válvulas) que son tratadas en simultáneo.

-Implante transcatéter de válvula aórtica (TAVI o TEVAR). Consiste en el implante de una prótesis biológica, montada sobre un stent, dentro de la válvula enferma del paciente. Cardiocentro cuenta con un heart team integrado por cirujano cardíaco, hemodinamista, cardiólogo clínico, imagenólogo, anestesista y otros profesionales que trabajan de forma integrada. 

Esta prótesis puede ser introducida por vía percutánea, a través de una arteria de la pierna (femoral), de la aorta o de la punta cardíaca, con la guía de métodos de imagen ecocardiográficos y rayos X. Esta modalidad menos agresiva es ideal para tratar pacientes de alto riesgo operatorio o personas inoperables por su estado general.

Por otra parte, la insuficiencia valvular aórtica es menos frecuente que la estenosis y puede ser tratada en forma similar a la estenosis, a excepción de la TAVI, ya que aún no existen dispositivos diseñados para esta enfermedad. 

 © Medtronic QualMeD

  • Válvula mitral 

La enfermedad mitral más frecuente es la insuficiencia. Existe un número importante de afecciones que pueden llevar, mediante distintos mecanismos, a impedir el cierre adecuado de esta válvula.
Cuando el paciente reúne las condiciones adecuadas, la reparación o plastia es la primera opción. En los casos en que no se puede realizar la reparación o se presume poca durabilidad de la misma, se opta por sustituir la válvula por una prótesis (mecánica o biológica). En todos los casos de sustitución se intenta conservar el aparato subvalvular, ya que mejora los resultados a largo plazo.
La cirugía mitral puede realizarse por vía convencional o mediante abordaje mínimamente invasivo; éste ofrece mejor confort postoperatorio y recuperación.

  • Válvula tricuspídea

El tratamiento de la insuficiencia valvular tricuspídea casi siempre se logra reparando la misma mediante diferentes técnicas. Excepcionalmente, un paciente tiene indicación de sustitución por una prótesis, preferentemente biológica.

  • Válvula pulmonar

 El tratamiento de la insuficiencia valvular pulmonar en general se realiza reparándola, mediante diferentes técnicas. Excepcionalmente, se indica la sustitución por una prótesis.

Aorta Torácica

La aorta torácica tiene tres sectores -ascendente, cayado y descendente-, que pueden verse afectados y eventualmente requerir una cirugía reparadora. Las enfermedades más frecuentes que afectan a la principal arteria son la disección aguda y crónica, el aneurisma, la úlcera penetrante, la coartación y otras anomalías del desarrollo.

La disección aórtica es una afección grave en la cual se produce un desgarro de la pared de la arteria, lo cual hace que la sangre corra entre sus capas y las separe. Esto puede provocar que la arteria se rompa o que disminuya el flujo sanguíneo a los órganos.

La disección aguda de aorta ascendente y/o cayado (tipo A) tiene indicación de cirugía cardíaca urgente (en horas), dado que la evolución natural es mortal en la mayoría de los casos. El equipo médico sustituye la aorta ascendente y eventualmente otros sectores por una prótesis. La cirugía se realiza siempre con circulación extracorpórea, reduciendo la temperatura del paciente como método de protección del sistema nervioso y de otros órganos. Es una cirugía de alto riesgo.

Por otra parte, la disección de aorta descendente (tipo B) se trata con medicación, ya que la mayoría de los pacientes evoluciona mejor que si son operados. La cirugía en esta enfermedad se realiza solo ante la aparición de complicaciones, como dolor persistente, oclusión arterial, isquemia y crecimiento de su diámetro. 

El aneurisma de aorta consiste en el agrandamiento patológico de los diámetros de la arteria, que puede responder a diferentes causas. El tratamiento consiste en la sustitución de parte o de la totalidad de la aorta afectada por una prótesis. Otra modalidad terapéutica es el implante de una endoprótesis, que consiste en una prótesis montada sobre un stent, que por vía endovascular se despliega dentro del sector afectado.

Asimismo, la disección crónica de aorta se trata como un aneurisma de aorta, cuando la debilidad de la aorta conduce a su dilatación excesiva.

La úlcera penetrante es una afección poco frecuente; una vez diagnosticada, el tratamiento consiste en sustituir el segmento afectado por una prótesis.

La coartación es una malformación congénita, que en ocasiones se manifiesta en la edad adulta, y consiste en la reducción del diámetro de la aorta, que genera una resistencia al pasaje de sangre. Se puede tratar de dos maneras: por cirugía convencional -abordando el sector estrechado y sustituyéndolo por una prótesis- o por vía endovascular -implantando un stent que dilate la zona afectada.

Insuficiencia Cardíaca

 

La insuficiencia cardíaca es el final común de varias entidades patológicas que pueden afectar al corazón. Para que el corazón logre bombear eficazmente la sangre a todo el organismo es necesario que todos sus elementos trabajen correctamente (músculo, válvulas y arterias coronarias). Cualquier alteración de estos elementos puede impedir que el corazón cumpla correctamente su función.

Cardiocentro ofrece tratamiento médico-quirúrgico de la insuficiencia cardíaca severa, abordando los distintos componentes que puedan estar afectados.

Arritmias Cardíacas

El corazón es un órgano muscular hueco que bombea sangre. Para que esto se logre, los estímulos eléctricos que activan los diferentes sectores del músculo deben estar bien coordinados. Cualquier alteración en la corriente eléctrica cardíaca constituye una arritmia.

La arritmia cardíaca más frecuente es la fibrilación auricular (FA). Ésta se produce a nivel de las aurículas (con mayor frecuencia en la izquierda), pudiendo causar palpitaciones, descenso de la eficacia de cada latido o complicaciones tromboembólicas.

La mayoría de los pacientes con FA son tratados con medicación de forma satisfactoria, aunque algunos requieren tratamiento intervencionista electrofisiológico o -menos frecuentemente- quirúrgico.

La FA está presente en muchos pacientes que son derivados a cirugía cardíaca por otras causas (por ejemplo, 70% de los pacientes con enfermedad mitral presentan esta arritmia). Cardiocentro trata mediante ablación con radiofrecuencia intraoperatoria a todos los pacientes con indicación de cirugía cardíaca que tienen asociada FA.

Preparación y recuperación

El paciente que tiene la cirugía coordinada (no de urgencia) ingresará el día previo, donde se completa la valoración general e ingresa en un protocolo de preparación preoperatoria (incluye dos baños con jabón antiséptico, recorte de vello de la parte anterior del tórax, miembros inferiores y superiores, y ocho horas de ayuno). 

Si el paciente está recibiendo anticoagulantes orales, antiagregantes plaquetarios o inmunosupresores puede ser necesaria la suspensión de los mismos. Si consume otra medicación, debe consultarlo con su cardiólogo. Todos los pacientes que serán operados deben presentar donantes de sangre (consultar al ingreso).

Recuperación

El postoperatorio cursa en Unidad de Cuidados Intensivos de Cirugía Cardíaca (UCICC), Cuidados Intermedios y Cuidados Convencionales, siendo la estadía total promedio de ocho días.

Luego del alta continuará bajo control de Cardiocentro, en coordinación con su cardiólogo tratante.

Es fundamental la adherencia al tratamiento de prevención secundaria que estará guiado por su cardiólogo.

Contacto

Servicio de guardia 092 402 155, 092 403 142.

Policlínica quirúrgica 1920 7102. Martes 13 hs, miércoles 16 hs y jueves 17 hs.